Memoria histórica|

La memoria histórica y el Rey, por “von Thies”
Madrid, 08/12/2013

Sabemos que lo que vamos a decir va a desagradar a algunos, entre los que se cuentan compañeros y amigos, pero a todos les pido que me digan dónde, cómo y en qué me he equivocado o exagerado. Estamos abiertos al diálogo, no como otros.

La “Ley de la Memoria Histórica” es posiblemente lo peor que la mente desequilibrada de Rodríguez Zapatero ha pergeñado, y eso que como pergeñador de bodrios-vilezas no tenía rival. Pero hay que tener en cuenta que la lenta y bien meditada maniobra que se culminó con esa inicua ley llevaba años de rodaje. Viene desde los principios de la transición, llamada “democrática” con un raro sentido del humor. Y se creó en su momento dulce porque antes no hubiera sido posible. Y lo peor es que la sociedad española, bien pastoreada por los partidos políticos, la admitió sin chistar.

Vamos a dejar para otro día la paulatina maniobra para convertir al Ejército de la “Victoria” en el de la “Derrota”; la sistemática destrucción de Cruces de los Caídos; la desaparición de la nomenclatura callejera para dejar paso a nuevos personajes de siniestro pasado; la lenta desaparición del propio patrimonio militar; el cobarde cierre del Museo Militar de Montjuich; la expulsión del Museo del Ejército de Madrid para arrinconarlo en el espacio que la inútil biblioteca instaló Bono en el Alcázar de Toledo; la severa vigilancia sobre las “Efemérides” en las Órdenes regimentales; la modificación de textos de Historia militar… Todo eso era (¡ojo!) anterior a la infame ley, ahora sólo vamos a ocuparnos de las consecuencias de esa Ley que tanto ha humillado y humillará al Ejército.

La firma del Rey al pie de esa aberración de la “Ley de la Memoria Histórica” merece una durísima calificación que dejamos al criterio del lector. Alguien dirá que el Rey tiene que firmar lo que le presenten y no lo puede rechazar. Por eso, su Católica Majestad, como a veces lo calificó ABC, tiene que firmar, “con el corazón encogido”, leyes para que los maricas adopten niños, estén o no “gaymoniados”; o con una real rúbrica abrir la puerta a las legales matanzas en clínicas abortistas. Pues nosotros creemos que el Rey, si de verdad es rey, y no está ahí de decadente y polvoriento adorno, pudo evitar el poner su firma a la miserable ley que echaba a la basura, no ya al general gracias al cual ocupa ese rentable Trono y que había devuelto a la Monarquía los bienes que le había incautado la 2ª República, sino a millones de españoles, vivos o muertos, que lucharon para que España volviera a ser España, y finalmente, como consecuencia (por supuesto que no buscada), está él mismo sentado en el Trono.


El rey debería haberse negado a firmar tal Ley. Y lo vamos a demostrar.

Lo lógico es que, antes de que se le pase al rey un documento para su real firma, debe de ser informado con detalle y tiempo de lo que se pretende hacer. Pero si el monarca piensa que ha de firmarlo todo ¿para qué ha de perder su valioso tiempo en leerse ladrillos legislativos o lo que el Presidente del gobierno de turno le pase de vez en cuando? La “Ley de Memoria Histórica” está llena de artículos y sub-artículos que sólo se leen los rencorosos para echar leña al fuego, pero que el “Mando” militar considera que no vale la pena leer y sólo le queda obedecer. Y el rey firma en barbecho sin haberse leído, y no siempre, más que el título.

Vamos a hacer una escena teatral, una Zarzuela sin música que jamás pudo ser representada, pero que viene a demostrar lo que un rey de verdad debería haber rechazado.

*****************************


PRIMER ACTO

Despacho de S.M., y dos personajes: el rey y el presidente del gobierno.

Presidente.-Esto es para la firma de S.M.

Rey.-Hazme un resumen.

P.-Se trata de una Ley aprobada por las Cortes para recuperar la memoria histórica. Ha salido en la prensa

R.-¿Y qué coño es eso de la memoria….?

P.-Recuperar la memoria que el franquismo ha ocultado y, de paso, condenar ese episodio negro de la Historia de España.

R.-¿Has dicho episodio negro?

P.-Sí, el golpismo del 18 de julio de 1936 y los 40 años de piedra del franquismo.

R.-¿Negro?¿Piedra? Un poco oscuro y duro, ¿no?

P.-.Majestad, que esto muy serio porque…

R.-¡Coño, y tan serio! Mira, Presidente, hace tiempo te pedí, y no me has hecho caso, que aquello que tuviera yo que firmar o se enviara previamente a las Cortes para su aprobación, has de dejarlo sobre esta mesa para que al menos yo me entere de lo que firmo.

P.-Pero Majestad, según la Constitución…

R.-La Constitución no dice que al Rey no se le ha de informar previamente de las leyes que van a ir al Parlamento para su aprobación. Así que me vas a dejar esto aquí para que yo lo estudie y te avisaré cuando lo haya leído.

P.-Pero ¿por qué perder el tiempo, si de todas formas tiene que firmarlo?.

R.-Previa lectura… Te avisaré. Presidente, buenas tardes.

CAE EL TELÓN

SEGUNDO ACTO

El mismo despacho y los mismos personajes

Rey.-Me he leído todo esto y te digo, para empezar, que yo no firmo eso, a menos que lo modifiquéis.

Presidente.- Pero Majestad, esa ley ya está votada y aprobada por las Cortes.

R.-De forma irregular porque a mí no se me informó previamente y podíamos haber llegado, con tiempo, a una solución intermedia.

P.-Pero Majestad ¿Y qué digo yo en las Cortes? ¿Qué S.M. se niega a firmar una ley aprobada por los representantes del pueblo soberano?

R.-Déjate de pueblo soberano que aun está menos informado que yo. Tú sabrás lo que hay que decir, pero te voy a echar una mano. Yo no puedo poner mi rúbrica contra el general que me ha permitido estar aquí contigo; al que debemos la Monarquía que es, por cierto, constitucional gracias a aquello de a la Ley por la Ley ¿no te acurdas?; y al que le debo la restitución de los bienes incautados a mi familia por la república, y la recuperación de la dignidad que nos arrebató por decreto esa misma república. No puedo firmar para echar a la basura a media España. Si queréis recuperar memoria y reconocer los sacrificios de los que defendieron la república, incluso convertiros en excavadores de tumbas, yo lo acepto y lo firmo.

P.-Pero Majestad, eso no se puede hacer cuando las leyes ya están aprobadas por las Cortes.

R.-Siempre hay una primera vez. Yo no puedo ejercer de felón o bellaco y pasar a la Historia como tal. Mira, sé que os estoy creando una situación anómala, pero te voy a echar una mano: os reunís a puerta cerrada con los presidentes de partidos y portavoces para encontrar una solución. Los partidos de izquierdas clamarán, pero no olvidéis que yo puedo hacer una declaración, incluso televisada, en la que expondré mis razones que, no lo dudes, la parte más sana de los españoles comprenderá. Si pese a todo alguien pretende crear una situación de crisis institucional que ponga en peligro la paz social, yo estoy dispuesto a dejar el Trono. Ya lo hizo mi abuelo, pero pensad antes en lo que vais a hacer.

P.-Así que S.M. no quiere firmar…

R.-¿Prefieres que te lo diga en inglés? Me consta que no te vas a enterar… Pero te voy a decir más: no llegará la sangre al río porque vais a encontrar la solución votando en la Cortes una ley por la que, antes de pasar a ellas las leyes que se invente el gobierno, el Rey ha de ser convenientemente informado. Y esa Ley de la Memoria Histórica ha de ser modificada para que en España no vuelva Caín para matar a Abel.

P.-Ya, Caín y Abel…¿Desea S.M. algo más?

T.-Que os pongáis a trabajar,

CAE EL TELON

FIN DE LA BREVE COMEDIA

*******************************************

Es indudable que hemos puesto unos personajes hoy por hoy imposibles y en una escena impensable, pero un rey de verdad no debería haber permitido llegar a estos extremos, porque si se le hubiera enseñado previamente este proyecto de Ley del Gobierno antes de llevarlo al Congreso y al inútil Senado, la cosa hubiera tenido solución. Pero este rey, no el imaginario del ejemplo, dirá: “si de todas formas lo tengo que firmar, ¿para qué me lo voy a leer?”; y firmará en barbecho para enterrar la reciente Historia de España.

Ya no hay solución, porque este rey no está por la labor de dejar de calentar un Trono que obviamente no se merece, Trono por el que nadie luchó en la guerra civil, ni a favor ni en contra, que no se olvide este detalle.

Desde hace años, al principio de las celebraciones oficiales de las Patronas, cuando el más caracterizado nos invita a levantar la copa para brindar por el que denominan “primer soldado de España”, nosotros hemos permanecido en huelga de brazos caídos. Si mi padre y aquellos otros caídos por Dios y por España, hubieran estado a mi lado habrían hecho lo mismo. Su sacrificio no se merecía el desprecio del firmante de leyes redactadas por bellacos, leyes que otros, a los que habría que calificar de la misma manera que a los legisladores, debieron eliminar hace dos años.

Y ahora vamos a ocuparnos del Ejército… Lo haremos después celebrar la Patrona de la Infantería española.



  • Las masacres en Madrid y la destrucción del Estado Historia |Las masacres en Madrid y la destrucción del Estado, por Valentina OrteMadrid, 09/03/2014 Para tratar de interpretar los datos que van emergiendo de los atentados del ...
    Publicado a las 9 mar. 2014 14:48 por CirculoCarlista .com
  • Sevilla "La Mártir", Santa María y los Baphomet Historia |Sevilla "La Mártir", Santa María y los Baphomet, por Valentina OrtePara las derechas la resolución de este problema era bastante obvio: República y Masonería eran términos sinónimos, que ...
    Publicado a las 27 ene. 2014 13:57 por CirculoCarlista .com
  • Los campos de concentración comunistas Historia |Los campos de concentración comunistas, por Valentina OrteMadrid, 16/01/2014Al mismo tiempo que millones de judíos, gitanos, homosexuales y discapacitados morían en campos de concentración nazis ...
    Publicado a las 16 ene. 2014 8:22 por CirculoCarlista .com
  • Yo tenía un camarada ... Historia carlista |Yo tenía un camarada ... por Félix Urrizburu CabodevillaPasó el tiempo. Luego de Teruel con su horrible invierno, vino la campaña de Aragón con la llegada al mar ...
    Publicado a las 30 dic. 2013 5:20 por CirculoCarlista .com
  • La prensa carlista en Buenos Aires Historia carlista |Artículo publicado en el nº 119 de El Babazorro, Boletín del Círculo Tradicionalista Cultural "San Prudencio" de Álava Antecedentes históricos Nuestra historia tiene su lejano comienzo cuando el ...
    Publicado a las 29 dic. 2013 1:22 por CirculoCarlista .com
  • Batalla de Isusquiza (Relato de un combatiente, cabo de requetés) Historia carlista |Batalla de Isusquiza (Relato de un combatiente, cabo de requetés)Todavía hoy en día los carlistas alaveses peregrinan anualmente en recuerdo de sus héroesPrimer monumento a los ...
    Publicado a las 15 dic. 2013 8:57 por CirculoCarlista .com
Mostrando entradas 1 - 6 de 69. Ver más »