Actualidad|

Hoy como hace 80 años: Los políticos del Sistema nos llevan al desastre
¿Se imaginan la cara de sorpresa de los líderes de los partidos del Sistema (PP, PSOE, CiU, PNV, IU…), si todos los católicos decidiesen en las próximas Elecciones Europeas, votar a la nuevaCoordinadora Electoral que han formado entre PFyV, AEs y la Comunión Tradicionalista Carlista, denominada UNIDOS?

Barcelona, 15/01/2013, Fuente: www.cruzdesanandres.org

Es curioso, dentro de este sistema de la Restauración, 2ª parte, en el que vivimos, como la absoluta manipulación de los medios de desinformación, tiene a la ciudadanía aletargada, y , según parece, sin visos de despertarse de ese sueño de libertad en que, según nos dicen, vivimos.

Para los menos avezados en historia, recordaré que en el S.XIX, en Las Españas de aquella época, eran - supuestamente - regidas por Alfonso, llamado XII, impuesto tras un golpe militar del General Martínez Campos, en Sagunto. Mientras tanto, Cánovas (Partido Conservador -léase PP- y Sagasta - Partido Liberal -léase PSOE-, se alternaban pacíficamente el poder, tras los famosos pucherazos electorales. Después de 40 años de sistema 'democrático', vino la dictadura de Primo de Rivera, II República, Guerra Civil, Dictadura de Franco y ...... vuelta a empezar con la historia.

Ahora tenemos al actual Jefe del Estado, colocado por otro militar, a título de Rey, y dos partidos se alternan pacíficamente en el poder (ahora sí, PP y PSOE), sustituyendo el pucherazo decimonónico por la ley D´Hont, listas cerradas para las elecciones, exigencia de pertenecer a partidos para poder trabajar en política, compra (vía subvenciones y anuncios) de los medios de desinformación, corrupción a todos los niveles de la vida pública, etc ....

Pero aquí parece que no pasa nada. En los bares, cafés, tertulias, se oye sin cesar el protestar de la población frente a la clase política dirigente, a la corrupción, el sobredimensionamiento de la administración, cada día más alejada de la sociedad. Pero ¿qué hacemos frente a esto? Pues realmente, no hacemos nada. Bueno, protestar y seguir votando a los mismos contra los que estamos protestando.

¿Y esto porqué? Pues porque somos libres. O eso nos quieren hacer creer. ¿Alguien piensa que por depositar un papel en una caja cada cuatro años está realmente decidiendo algo?. Pues visto lo visto, parece que están decidiendo quién quiere que le engañe durante los próximos 4 años. Y a los hechos me remito. ZP en sus segundas elecciones nos dijo que no había crisis - y ya vemos que se equivocó-, no dijo nada sobre la vigente ley del aborto -y lo hizo legal, si cabe, hasta los límites más extremos-, legalizó el matrimonio entre personas del mismo sexo, nos endeudó por generaciones, (creo que no es necesario seguir).

Pero es que algunos de nuestros conciudadanos, guiados seguramente por su buena fe, depositaron su confianza en una persona que prometió bajar (o, al menos no subir) los impuestos, que iba a bajar la tasa de desempleados, que iba a tener 'mano dura' contra los terroristas, que se iba a hacer fuerte frente a los poderes económicos mundiales, que iba a luchar contra la corrupción, que iba a modificar la ley del aborto (dejando entrever que la iba a derogar) ... ¿ha cumplido algo?.

Pero, aquí no pasa nada. ¿Por qué? Porque soy libre. Sí, soy libre. Aunque esa libertad la emplee en decidir quién quiero que me mienta los próximos años. Libertad, democracia, sufragio universal, son palabras, actualmente prostituidas, de las que se dicen 'políticamente correctas', pero, llevadas a su extremo (camino por el que vamos), nos conducen al libertinaje, y de ahí, a la desaparición como sociedad. Si no sabemos a dónde vamos, ni el camino que debemos tomar para alcanzar el destino deseado, nos perderemos en el primer desvío.

Hay leyes que no se pueden transgredir, ni siquiera en aras de esa libertad de la que parece que disfrutamos. Y esas leyes, basadas en el propio orden natural (recuerden los Cuatro Principios No Negociables en política, propuestos por Benedicto XVI), están siendo pisoteadas, maltratadas e injuriadas. Esas leyes, son las que marcan el camino correcto. Pero cuando nuestros políticos piensan que los votos les legitiman por encima de lo divino y de lo humano, se desvían del camino, haciéndonos variar la dirección cada cuatro años, ocho a lo sumo. No sabemos hacia donde vamos, y estamos olvidando de dónde venimos.

Esto nos impone una reflexión: ¿Queremos que se repita la historia?

Una primera opción de rebeldía, la más sencilla, pasa por dejar de votar a los mismos partidos de siempre y por buscar la opción que realmente resulte en cada momento, más cercana a la moral católica… ¿Se imaginan la cara de sorpresa de los líderes de los partidos del Sistema (PP, PSOE, CiU, PNV, IU…), si todos los católicos decidiesen en las próximas Elecciones Europeas, votar a la nuevaCoordinadora Electoral que han formado entre PFyV, AEs y la Comunión Tradicionalista Carlista, denominada UNIDOS?