Crónica de la presentación en Estella del libro “Requetés de las trincheras al olvido”.

publicado a la‎(s)‎ 1 jun. 2010 11:40 por CirculoCarlista .com   [ actualizado el 1 jun. 2010 12:40 ]
Crónica de José Fermín Garralda Arizcun.

Pamplona, 31 de Mayo de 2010.- Se llenó de público el aforo del hermosísimo patio porticado con ocasión de la presentación del libro Requetés. De las trincheras al olvido, que tuvo lugar en el “Museo del Carlismo” recientemente inaugurado en Estella, la ciudad del Ega. La discreta luz del sol penetraba por la limpísima claraboya de cristal que cubre el patio a las 12 del mediodía del 29 de mayo. La convocatoria de la presentación de Requetés, libro editado e impreso recientemente, corrió a cargo de la “Fundación Ignacio Larramendi” y la editorial “La Esfera de los Libros”.
 
Con este libro, los acontecimientos históricos que trata ya no se pueden ignorar ni tergiversar. Tarde o temprano las verdades salen a la luz. El libro tiene 955 páginas y 450 fotografías inéditas de pequeño a gran tamaño, como  resultado de un gran proyecto de investigación que ha seguido la metodología propia de la Historia oral. Un “libro de relatos y retratos” (Sierra) a partir de la memoria de los supervivientes directos de la guerra de 1936, entendida y vivida por los Requetés como Cruzada. Junto a los requetés en sus diversos destinos y servicios, hay abundantes testimonios de la mujer carlista en el Hospital “Alfonso Carlos”, “Frentes y Hospitales”, el Hospital de sangre de Lesaca, la oficina de Socorro e Información, como voluntarias de ropería etc.
 
Pablo Larraz Andía y Víctor Sierra-Sesúmaga, autores acompañados en el acto por ocho margaritas y requetés que viven entre nosotros, fueron la cara visible de la Historia en este cuidado y emotivo acto de presentación. Ambos  autores, más otros que les aportaron sus materiales como Jesús María Ibero,  entrevistaron a 205 requetés y margaritas durante diez largos años, de los cuales se recogen en este libro 65 testimonios. Hay recuerdos de voluntarios fogueados en el frente de batalla, heridos, enfermeras, cautivos y evadidos, y mujeres que realizaban en silencio servicios en la retaguardia. El resto de las entrevistas, hasta las 205 recogidas, figurará en la página Web de la “Fundación Ignacio Larramendi”.
 

Veteranos -requetés y margaritas- en primera fila.

Los verdaderos protagonistas

Estuvieron en el acto ocho de los entrevistados: Rosario Jaurrieta Baleztena (Pamplona, enfermera de Frentes y Hospitales), Félix Andía Larraya (Olite-Navarra, Tercio de San Miguel), Rufino Garay Sautua (Vizcaya, Tercio de Estíbaliz), Ismael Madariaga (Vizcaya, Tercio de Begoña), Miguel Arbea y Sola (Sangüesa-Navarra, Tercio de Lácar), Jesús Lasanta Ruiz-Navarro (Logroño, Tercio de Lácar), Luís Jáuregui Ayesa (Echauri-Navarra, Tercio de Navarra) y Miguel Legarra Belástegui (San Sebastián, Tercio de San Miguel). Al parecer, Lasanta fue el requeté más joven de España, pues salió al frente con apenas 13 años. Al final de la presentación tomó la palabra el requeté y luego también periodista, Miguel Legarra, ya mencionado. Entre los asistentes estaban Mª Isabel Eusa, la hija del arquitecto pamplonés Víctor Eusa, y personas dedicadas a la cultura, la investigación y docencia, el periodismo, familiares y conocidos.
 
El presentador, don Joaquín Ansorena, persona conocida en el ámbito de la cultura navarra, destacó el significado de la valiosa presencia “in situ” de varios de los entrevistados, cuyos testimonios forman parte del extenso libro de Historia titulado Requetés, que sigue la metodología de la Historia oral,  editado por “La Esfera de los Libros”. Según afirmó, sus autores han plasmado con gusto, una amena narración y afinidad, las entrevistas realizadas con un método académico y una obligada pulcritud técnica. A decir de Ansorena, el lugar más indicado para la presentación era este “Museo del Carlismo”, palacio que fue de Juan de Echávarri y Larráin, convertido hoy en “hogar cultural, hogar de conocimiento” (Caspistegui).
 

Miguel Legarra, Luis H. de Larramendi, Joaquín Ansorena y Pablo Larraz.

Luis Hernando de Larramendi
, en representación de la Fundación Ignacio Larramendi que ha promovido esta investigación y libro, destacó que todo ello se había concebido mucho antes de la actual campaña sobre la llamada “Memoria histórica”. Ahondó en el carácter académico del libro, lo que no significa ausencia de cariño hacia sus protagonistas, como es general –añado- en todo estudio biográfico. Se ha contado una historia sencilla, bella, formada como tapiz trenzado por 65 narraciones verdaderamente emocionantes, surgidas en circunstancias extraordinarias, expresión de unas vidas enraizadas, responsables y hasta comprometidas. ¿La oportunidad? Este libro ha querido perpetuar en la memoria los motivos que llevaron a los requetés a participar en la guerra de 1936-1939, hoy incomprendidos por ignorancias, tergiversaciones y los prejuicios propios de la actual sociedad materializada. Era necesario rescatar del olvido testimonios directos, en los que ha aparecido una y otra vez una historia personal y verídica, sencilla y generosa, donde brota, se palpa un profundo sentimiento religioso como móvil principal de importantes decisiones, con una total ausencia de amargura y sin otra recompensa que la del deber cumplido. Han transcurrido 71 años para que estas historias hayan salido a la luz. De los 205 testimonios orales recogidos y analizados, sólo se han publicado 65 de ellos en este voluminoso libro, aunque la página Web de la Fundación pondrá los restantes a disposición del lector. Para Luis Hernando de Larramendi, este libro es importante por sí mismo, aunque queda garantizado historiográficamente por los juicios que ha merecido a prestigiosos hispanistas como los profesores Stanley G. Payne y Hugh Thomas. El precio de venta al público del libro es verdaderamente popular, pues asciende a 35 euros gracias a la colaboración de diferentes mecenas. Con este libro ya no se podrá ignorar ni tampoco tergiversar la historia, el carlismo, a los Requetés. En él se habla de los ideales que tenían los que hoy son viejos requetés y ayer eran ilusionantes muchachos. Larramendi dio las gracias especialmente a los autores Pablo Larraz Andía y Víctor Sierra Sesúmaga, por el extraordinario esfuerzo realizado sin buscar recompensa material alguna, aunque ambos deban tener el consuelo de saber que “Ante Dios no serás héroe anónimo”, y que “Dios lo paga”.
 
A continuación llegó el turno a los dos autores, que supieron comunicar de una forma muy amena cual era el objetivo de sus diez años de ardua tarea investigadora. No nos han sorprendido con su nueva obra, pues en otros trabajos publicados han mostrado su capacidad, detallismo y buen hacer.
 
Para don Pablo Larraz Andía, doctor en Medicina, el libro presentado no es un libro convencional. No lo es porque sus protagonistas, margaritas y requetés, han sido ignorados hasta hoy envueltos en un vasto y prolongado silencio, sin quejarse cuando voces interesadas ahogaban sus verdaderos móviles, la verdad íntima de sus almas. Pero tampoco es un libro convencional por su planteamiento, pues durante diez años se han tomado muchísimos testimonios orales con  cassette en mano, se han recogido miles de fotografías y cientos de cartas. En todo este material sonoro, escrito y gráfico, los requetés transmitieron la dureza y horrores propios de la guerra, la virtud del perdón, la frustración y desengaño posterior, ayunos siempre de odio y resentimiento alguno, con la cabeza alta y un corazón limpio. Sí; no es fácil hacer un resumen de cada vivencia concreta, que necesita ser contada con detalle. Pablo Larraz  mencionó especialmente a Félix Igoa Garciandía, de Echarri Aranaz, el último superviviente de la partida de Barandalla. También citó a los Cuarenta de Artajona, villa donde no hubo venganzas ni se fusiló a nadie durante la guerra. Ninguno de los 205 entrevistados obtuvo prebendas en el Régimen establecido tras la contienda, sino que sufrieron en silencio un sentimiento de frustración. Tras esta investigación hay muchas horas de trabajo silencioso. Aunque quizás este libro llegue algo tarde porque muchos de los protagonistas de los hechos ya han fallecido, sin embargo algunos de ellos ya lo tienen en la mano. ¿Quiénes son los verdaderos autores de este libro?: los protagonistas de la historia, cuyas vivencias darán luz, nos enseñarán, e incluso llegarán a emocionarnos. Son voluntarios heroicos en el anonimato, olvidados por los historiadores hasta hoy, maltratados por la actual llamada  “Memoria histórica”. Ellos, los “requetés de alpargatica” serán nuestros héroes.
 
Don Víctor Sierra-Sesúmaga, corroboró lo dicho por el dr. Larraz. El  propósito del libro ha sido paliar lo que él y Pablo Larraz entendieron en su día como una injusticia, propia de los “historietadores”, palabra utilizada para designar a quienes manipulan la Historia mediante afirmaciones falsas o bien por omisión. El libro es el resultado de una investigación, realizada por servicio y por amor la verdad. Es un libro “de relatos y retratos”, donde se cuenta lo que nos contaron sus protagonistas, testigos de sí mismos, con unos relatos veraces, narrados muchas veces por personas sencillas. Estos Requetés, los “requetés de alpargatica” son los verdaderos grandes de España, aunque hasta ahora no hayan ocupado una línea en los libros y manuales escolares de Historia de España contemporánea. Ellos son parte de nuestra memoria, y parte de la memoria de todos. Por eso, los autores de este libro son los mismos requetés, en un “contar lo que hicimos”.
 

Miguel Legarra, veterano requeté y periodista, leyendo su testimonio, de joven durante la Cruzada del 36.


Las palabras del veterano Miguel Legarra Belástegui, requeté y luego periodista, tomaron tintes de historia directa y de testimonio vivo desde la sencillez de espíritu. “Como voy a hablar el último, podéis escaparos cuando queráis”, comenzó diciendo uno de los testigos que quedan de la Cruzada de 1936 y que aparece en el libro con una fotografía de inconfundibles rasgos mantenidos con la edad. Según él, sólo esto justificaba su intervención en la presentación del libro. Para él –dijo- son pocos los que se acuerdan de nosotros y muchos de los que hoy se acuerda nos calumnian, pues hablan de fusilamientos, violaciones, cortar lo pechos a las mujeres… ¿Los motivos de la guerra?: Dios y España, frente a la sectaria IIª República. Sí; fue una auténtica Cruzada, recalcó. También ahondó los días de la guerra, pues estuvo en el Tercio de San Miguel: pasé miedo, y el que diga que no lo pasó, es un “farol”. Mencionó, no sin cierta gracia y un gran cariño, al capellán de requetés don Macario San Miguel. Dijo que la lectura de los testimonios plasmados en el libro dejan al lector electrizado, dan escalofríos y hasta producen un nudo en la garganta. Esta es –añado de mi cosecha- una de las grandes diferencias del libro Requetés respecto al libro de Julio Aróstegui sobre los voluntarios carlistas durante la guerra, que el requeté veterano Tomás Otano, maestro de profesión,  consideraba –según dijo a este cronista en conversación privada hace muchos años- un libro frío y que no reflejaba lo que “aquello” fue. Y no fue el único que me lo dijo. Pues bien, para Miguel Legarra, después de tanta lucha y tanto sacrificio, vino la decepción, pues en la paz se traicionaron los valores por los que se había luchado. Incluso mencionó a los Gobiernos de hoy día, que han convertido los asesinatos de ayer en el  asesinato del aborto... También dijo: “Terminada la guerra, que vencimos, estamos vencidos, por no permanecer firmes y unidos”.
 
Después de los aplausos, la fotografía de los veteranos asistentes, los saludos y parabienes, se celebró un piscolabis en el jardín exterior del museo, ubicado junto al río Ega que baña los muros del palacio del Gobernador, hoy “Mueso del Carlismo” de Estella. La fuerza del sol se suavizaba con la cercanía de la Sierra de Urbasa o bien con la proximidad de la corriente de las aguas del río Ega, cuando su curso de enérgico caudal comienza a dejar atrás a una de las más bellas ciudades del Camino de Santiago.
 
Todos dicen que la presentación realizada en Madrid en la sala de actos de la Fundación MAPFRE el pasado 17 de mayo fue un éxito. De ella y del libro Requetés se hizo eco “Diario de Navarra” pág. 62-63. La presentación que aquí reseñamos no va a la zaga, desde el marco físico hasta los Requetés presentes en el acto, que representaban a todos los protagonistas de las 205 entrevistas y de la misma historia narrada en primera persona. La presencia de Miguel Legarra en Estella sustituyó la del veterano José Álvarez Limia, que vive con unas buenas condiciones de salud en la idílica Galicia. Este último, según la prensa, dijo en Madrid: “Nosotros luchamos con Franco. No luchamos por Franco”.
 
Así mismo, Hugh Thomas, historiador de la guerra civil española, en el epílogo escrito para Requetés, señala: “Ahora, al repasar tantas biografías de quienes (…) participaron en las fuerzas voluntarias carlistas, y ver, desde los años que yo también me he echado en las espaldas de la vida, cómo son sus memorias, y cómo eran sus ideales, me ha dado ahora por pensar que la victoria a la que contribuyó Ignacio Hernando de Larramendi resultó ser usurpadora de los ideales de los que como él lucharon bajo las banderas de España y de la Cruz de San Andrés, tocados con esa boina roja a la que José María Pemán llamaba sombrero de hombres decentes, y de buenos militares”” (pág. 936).
 
Una pequeña parte –unas 70 personas- de los asistentes se reunieron en el restaurante “La Navarra”. Se bendijo la mesa, se pronunciaron palabras de agradecimiento, y al final, también por cierre de honor en homenaje a los Requetés, se cantó ese Oriamendi que los voluntarios entonaron muchas veces en momentos de paz, y luego antes del combate, ya poco antes de morir ya para seguir la vida hasta que Dios llame a cada uno por su nombre.
 
Los asistentes pudieron ver en el “Museo del Carlismo” de Estella, la exposición permanente sobre el Carlismo desde sus orígenes hasta 1939. Otras salas están dedicadas a la exposición temporal titulada: “Una historia por descubrir”, realizada con materiales de instituciones navarras tanto públicas como privadas. De esta última hay un hermoso catálogo realizado por Fco. Javier Caspistegui. En realidad, son muchos los escolares y las visitas que recibe este museo desde su apertura, según informó “Diario de Navarra” pocos días antes. En efecto, el tema del Carlismo es un gran tema que muchos, a pesar de todo lo ocurrido, comienzan –así es la vida- a redescubrir.
 
El libro Requetés. De las trincheras al olvido, tiene un “gran valor testimonial”, y responde a la realidad como verdadera memoria histórica. Las entrevistas realizadas entre un total de unos 60.000 requetés que participaron en la Cruzada de 1936 no son muchas, pero sí es la punta de un iceberg, donde sólo Dios sabe las maravillas de la vida recta y sencilla, vivida de cara a Aquel ante el cual nunca se es héroe anónimo. Porque al final de la Jornada, como decía Santa Teresa, “sólo el que se salva sabe y el que no, no sabe nada”.
 
Nuestro agradecimiento, desde una perspectiva profesional pero también plenamente humana que quiere ser cristiana, a los autores y a todos aquellos que han hecho posible la elaboración, impresión y distribución de este libro, para su lectura y consulta, como objeto de conocimiento, de testimonio y regalo en el más amplio sentido del término.