Libros‎ > ‎Reseñas‎ > ‎

Para enterrar el nacionalismo.

publicado a la‎(s)‎ 18 feb. 2010 7:31 por CirculoCarlista .com
Autor
: Enrique de Diego
Editorial: Rambla
Páginas: 138
ISBN: 978-84-936130-5-1
P.V.P.: 8,90 €
Shakespeare nos enseño que los muertos y los fantasmas pueden determinar la conducta de los vivos.

El pasado, y también el pasado falsificado, pueden determinar el presente y extinguir el futuro. Enrique de Diego parte en su último ensayo de una verdad evidente: el nacionalismo esta muerto, pero sin enterrar.

De Diego acierta en su visión de los supuestos paraísos nacionalistas, que en realidad son auténticos infiernos. La libertad no existe, el sueño de un futuro mejor ha desaparecido y los ciudadanos residentes en los paraísos nacionalistas (Vascongadas, Cataluña, y en un futuro próximo Galicia) sienten la opresión de los Gobiernos intervencionistas, despilfarradores, y liberticidas.

El nacionalismo ha llegado, mediante un criminoso maridaje con la izquierda, a ocupar todos los resortes del poder en sus feudos: el poder económico, el político y el cultural; las clases medias que engañadas apoyaron al nacionalismo, hoy se ven obligadas a emigrar de sus regiones, pues las políticas educativas y lingüísticas dificultan el futuro de sus hijos, la política económica significa el fin de su libertad, y la política cultural supone el culmen de las más descarada de las manipulaciones.

Con este escenario empobrecido, la clase media tiene que convivir, sin que todavía se atisbe ninguna esperanza clara, pues las izquierdas se han convertido en las grandes valedoras de los partidos nacionalistas, y las pacatas derechas no se atreven a denunciar, con la contundencia necesaria, el fin de la libertad en unos territorios “nacionales” que quieren retornar a las épocas más oscuras de la civilización occidental.

Enrique de Diego, el autor de “El manifiesto de las clases medias” vuelve a sorprendernos con su denuncia clara, alga y rotunda. “Para enterrar el nacionalismo” se convierte así en un libro necesario, esencial, esclarecedor.