Libros‎ > ‎Reseñas‎ > ‎

La leyenda negra. Un invento contra España.

publicado a la‎(s)‎ 10 feb. 2010 14:48 por CirculoCarlista .com
Autor
: Philip W. Powell
Editorial: Altera, Barcelona, 2008
Páginas: 320
ISBN: 978-84-96840-20-1
PVP: 23,00 €

La editotial Áltera, que tanto bien esta haciendo al panorama editorial español, inicia con este título una nueva colección “los grande engaños históricos”, que tiene por fin contribuir al esclarecimiento de la verdad histórica y desbaratar los grandes engaños hondamente arraigados en el imaginario colectivo.
De acertada se puede calificar la elección del primer título de la colección, pues “La Leyenda Negra” de Philip W. Powell, es capaz de destruir dos mitos injustificables históricamente: por un lado la supuesta maldad del Imperio Español y de los reyes españoles, y por otro lado la supuesta mediocridad e infantilidad del pueblo estadaunidense que hoy por hoy constituye la primera potencia del mundo.

Que nadie espere que W. Powell le glose una leyenda blanca frente a la injusta leyenda negra antiespañola, pues esa no es la finalidad del libro. Su finalidad es buscar el origen de la leyenda negra, encontrar el motivo de su reproducción y duración en el tiempo, y explicitar algunas de las contradicciones más evidentes de esa leyenda.

Destacamos algunas de la contradiciones mas claras de la leyenda negra.

1- La decadencia española se inicia ya en el siglo XVI. Como es comprobable en cualquier manuel de historia España mantuvo inalterable su imperio americano hasta el siglo XIX, por tanto es dificilmente mantenible una decadencia que dure trescientes años (bendita decadencia).

2- Las autoridades españolas se preocuparon más de la persecución de los indios, que del desarrollo material de las Américas. Basta un simple análisis de la situación americana para desvirtuar este mito. Fuera de las ciudades atacadas por las piratas ingleses y franceses, los españoles tenían una ínfima presencia militar en la zona, y sin embargo su amor hacia los indígenas permitió la presencia españolas durante cuatrocientos años, sin conflictos, ni guerras reseñables; sin embargo, un siglo de supuesto autogobierno tras el abandono de los españoles, está plagado de injustos conflictos internacionales e interraciales.

3- El supuesto atraso intelectual de España. En la pintura apenas tienen valor las aportaciones de los Velázquez, Ribera, Murillo, Ribalta, Goya, Coello y tantos otros. En la literatura, la aportación española a la cultura europea ha sido escasa, pues la creación del género novelesco por parte de Cervantes, la creación del género picaresco con el Lazarrillo y la creación del drama contemporaneo con las figuras de Lópe o Calderón, han sido escasa aportación. Las humanidades tampoco se desarrollaron, pues la nación que destacó en estudios filológicos, la nación que creó el derecho internacional vigente en la actualidad, o la nación que produjo penalistas de la talla de Ginés de Sepulveda, sin los cuales no podríamos entender el derecho penal actual, es insuficiente. No hablemos de nuestros teólogos, geógrafos, naturalistas, navegantes, matemáticos, pues todos ellos no valen nada. Y evidentemente, no hablemos del Escorial, pues todo el es una mediocridad arquitectónica, y una nadería como pinacoteca y biblioteca.

Podríamos seguir con los mitos, pero dejaríamos al lector sin el placer de leer este fabuloso ensayo de Philip W. Powell, que además nos permite comprender la fobia que algunos iletrados tienen actualmente a todo lo que tenga origen en los Estados Unidos de Norteamérica (salvo su comida, sus películas, sus libros, su tabaco, su moda, su técnica, su seguridad ...)