Libros‎ > ‎Reseñas‎ > ‎

Haciendo de República.

publicado a la‎(s)‎ 17 mar. 2010 15:17 por CirculoCarlista .com
Autor
: Julio Camba
Editorial: Libros del Silencio
ISBN: 978-84-937559-3-5
Págs: 384
PVP: 17 euros


Para mí, la mejor novela sobre la guerra civil de 1936-39 es ‘Madrid, de Corte a checa’, de Agustín de Foxá. Y la mención de mejor crónica periodística sobre la II República se la disputan ‘ex aequo’ ‘Madrid. El advenimiento de la República’, de Josep Pla, y ‘Haciendo de República’, de Julio Camba. Estos dos periodistas son un lujo de las letras españolas, motivo por el que sus obras no se enseñan a los estudiantes de sus tierras respectivas: Cataluña y Galicia.

Durante varias décadas, ‘Madrid, de Corte a checa’ y ‘Haciendo de República’ estuvieron desaparecidos de los catálogos editoriales, por motivos fáciles de comprender. Se publicaron por última vez en los años 60 y sólo reaparecieron la novela en 1993 y la recopilación de artículos en 2006. Desde entonces, se han sucedido las reimpresiones. Ahora, la editorial catalana Libros del Silencio ha escogido este título para inaugurar su colección El arte de la discusión. Le deseamos mucha suerte.

La primera edición fue en 1934 por la casa Espasa Calpe, y las siguientes por la editorial madrileña Pus Ultra, la última de las cuales, de 1968, contó con un prólogo del periodista Luis Calvo. La segunda se hizo en 2006, por la Fundación Luca de Tena, que contaba con los fondos del diario ‘ABC’. La actual reúne los 39 artículos de ‘Haciendo de República’ ya conocidos, con su presentación y final, más una cuarentena de artículos que abarcan los años republicanos, la guerra y los primeros meses de la guerra europea.

Por las páginas pasan la paletería de las élites españolas (¡impagables los artículos sobre la llegada de ideas nuevas a España identificada con la arribada de chisteras a islas de salvajes!), la corrupción de los socialistas (es en esta época cuando nace el uso de la palabra enchufe como empleo dado por un cacique a un compañero), el anticatolicismo, la violencia y el fracaso del régimen republicano, que Camba no recibió con hostilidad, sino con esperanza.

Como en todos sus artículos, traten sobre el zoo de Berlín, los hoteles de Nueva York o los crímenes en Londres, Camba es capaz de, en un par de folios, sorprendernos con un lenguaje sencillo y unas ideas geniales. Por supuesto, este libro no es una excepción. Los juicios sobre el nuevo régimen son demoledores. Camba insiste en que él conocía a los prebostes de la República, pues muchos habían sido compañeros suyos de pensión o de café. “Son legión los republicanos que (…) no fueron nunca en rigor más que partidarios de un cambio del nombre de régimen.” Se siguió haciendo una política que sabía “a pollo de hotel”. Atribuye el fracaso de la Revolución de Asturias a que los revolucionarios, aunque “contaban con todos los elementos de combate necesarios para su triunfo, pero en el momento decisivo (…) se pusieron a matar curas y comer jamones”.

En los artículos de este libro encontramos comentarios y hechos que valen para la España de Juan Carlos y de Zapatero. Las similitudes son inquietantes. Juzgue el lector y donde pone Azaña ponga otro apellido:

• “Me he enterado de que soy católico y de que nuestra civilización es una civilización católica, y de que (…) todos los españoles somos católicos aunque lo ignoremos y no pongamos jamás los pies en una iglesia.”
• “Hubo un momento, en efecto, durante el cual quisimos darle a todo el mundo la nacionalidad española. Los chilenos, los peruanos, los mejicanos, los argentinos, los judíos de Hungría, de Rusia y de Salónica; todo el mundo iba a ser español; y sólo dejarían de serlo los catalanes, los vascos, los gallegos, los andaluces y demás habitantes de España.”
• “Todos los conflictos bélicos que estallan en el mundo no nos interesan nunca, a los españoles, más que en cuanto pueden suponer una variación táctica de nuestra antigua e interminable guerra civil.”
• “Es una República de hombres muy avanzados que se avergüenzan de España porque España tiene la costumbre de ir a misa.”
• “[Los socialistas] son burgueses y están encantados de serlo, y por eso precisamente es por lo que predican la revolución social”.
• “[Al anterior jefe del Estado] se le puso fuera de la ley y quizá haya llegado hasta a ejecutársele, pero nada más que moralmente. Al fin y al cabo, señores, no en balde España es un país famoso por su capacidad de imaginación.”
• “Azaña fue la discordia, el rencor, la división en bandos irreconciliables, la envidia y el secretismo”.

En resumen, España ha dado un salto atrás de más de 70 años. ¿Se repetirá la historia que ya conocemos o habrá alguna manera de sacudirnos este olor a polilla que impregna el país?

A la nota del editor que prologa esta edición sólo le hago un reproche: no destaca la brutalidad de la censura de prensa republicana. “Así las cosas, no es de extrañar que la censura fijara sus ojos en Camba. Los periódicos le devolvían sus artículos de forma cada vez más frecuente”. Y es que la censura del Gobierno de Azaña solía cerrar periódicos mediante órdenes dadas por teléfono y encarcelar a sus propietarios y directores sin ponerlos a disposición de un juez, como le ocurrió a Juan Ignacio Luca de Tena, preso dos veces por casi cuatro meses y que para evitar un tercer encarcelamiento huyó de España. Luego colaboró en el alzamiento. Para comprender por qué lo hizo, así como para comprender por qué Camba elogió al general Franco se debe de leer este libro.