Libros‎ > ‎Reseñas‎ > ‎

Banderas blancas, boinas rojas. Una historia política del carlismo, 1876-1939

publicado a la‎(s)‎ 30 ene. 2010 6:29 por CirculoCarlista .com
Autor
: Jordi Canal
Editorial: Marcial Pons, Madrid, 2006
Páginas: 355
ISBN: 84-96467-34-1
P.V.P.: 24,96 €

Jordi Canal ya es por mérito propio un clásico en la historia del tradicionalismo español. Sus más de 15 años dedicados al estudio del carlismo determinan la certeza de muchas de sus interpretaciones.

“Banderas blancas, boinas rojas” se convierte de esta manera en una referencia obligada para todos aquellos apasionados de la historia y para todos aquellos aficionados al carlismo- legitimismo. Aunque en sí no se recoge ninguna aportación nueva a la historia carlista del periodo comprendido entre el final de la segunda guerra carlista y el final de la guerra civil española del 36 al 39, el nuevo título del profesor Canal si sabe sintetizar con acierto y exponer de manera amena lo principal de la historia política del carlismo.

Aunque hoy el carlismo sea un movimiento residual todavía vivo, lo que nos sorprende es la larga pervivencia de sus principios. Un movimiento que a diferencia del legitimismo francés o del miguelismo portugués si supo adaptarse a las circunstancias políticas cambiantes, aunque sin renunciar nunca a sus sacrosantos principios Dios, Patria, Fueros y Rey. Jordi Canal sabe transmitir con acierto al lector las circunstancias que determinaron esa especial adaptación a los tiempos sin perder su esencia, la forma de elaboración de un mundo carlista, dentro de una España liberal, el éxito de sus reuniones de confraternización, la constitución de ese círculos carlistas verdaderos reductos de catolicidad y españolidad, la conservación de sus fiestas, de sus costumbres, la imagen romántica de sus reyes, la boina como símbolo máximo de una forma de pensar, en fin la fidelidad a unos principios aún a costa de la vida.

“En banderas blancas, boinas rojas” podremos asistir al exilio carlista de 1876 a uno más de esos “otros exilios” tan vergonzosamente olvidados. Podremos asistir a la escisión integrista protagonizada por un Nocedal que parecía dar el golpe de gracia definitivo a un carlismo que con figuras como el tantas veces olvidado Luís M. de Llauder o el prestigioso Cerralbo supo sobreponerse y mirar con probabilidades de éxito al futuro. También podremos asistir a las polémicas relaciones entre el carlismo y un regionalismo catalán con pretensiones de exclusividad. Y por encima de todo podremos presenciar el florecer del carlismo con su larga lucha contra la impiedad republicana. Cómo el cadáver político que algunos creían que era el carlismo supo resucitar aportando el alma de miles de jóvenes requetés a la lucha viril de la guerra civil del 36.

El libro presenta la clara ventaja de no tener que ser leído de forma íntegra o cronológica pues en realidad esta compuesto de once capítulos independientes entre si, aunque con una integridad de estilo y de tema que justifican la acertada publicación en un volumen.

Cuando el lector lea las siempre clarividentes palabras de Jordi Canal es posible que perciba el prodigio del tradicionalismo español y que haga propias las palabras que constituye el título del último capítulo del presente volumen “como siempre en pie frente a la revolución”.