Blog‎ > ‎

La asociación Tierras de Iranzu trasladó a la gala de turismo la recreación de la batalla de Lácar.

publicado a la‎(s)‎ 24 abr. 2010 1:50 por CirculoCarlista .com   [ actualizado el 24 abr. 2010 2:23 ]
 
Fuente: www.diariodenavarra.es Viernes, 23 de abril de 2010

Gracias a la Asociación Turística Tierras de Iranzu, las cuevas de Zugarramurdi enmarcaron un pasaje histórico muy alejado de los akelarres que antiguamente cobijaron sus milenarias piedras. Sucedió el pasado día 19, con motivo de la gala de turismo de Navarra, a la que acudía como invitado el servicio que agrupa a los valles de Yerri y Guesálaz junto a los ayuntamientos de Abárzuza, Salinas de Oro y Lezáun.

M.M. . ESTELLA.- Y la asociación quiso mostrar a los invitados -autoridades forales, junto a otros colectivos turísticos y representantes municipales de toda Navarra- un pasaje de la cita del próximo 12 de junio: la recreación de la batalla Lácar en las mismas calles de la localidad de Yerri donde se produjo esta lucha entre liberales y carlistas el 3 de febrero de 1875.


Desde la izquierda, Javier Carmona Ollo (Lácar); Mikel Etxebeste López (Lezáun); Luis San Juan Cruz (Lácar); Javier Lana Lisarri (Lácar); Patxi Goñi García (Lácar) y Raimundo Moreno Martínez (Arandigoyen). JAVIER BERUETE

La actuación comenzó con el niño Íñigo Urmeneta Apesteguía, de Oteiza, caracterizado como un repartidor de periódicos de la época. Entre sus manos, había un ejemplar de El Cuartel Real en el que se desgranaban los principales acontecimientos de la tercera guerra carlista.

Para sorpresa de los presentes, se inició entonces un tiroteo por la parte de atrás entre los soldados carlistas y un liberal interpretados por -entre paréntesis su localidad de origen- Raimundo Moreno Martínez (Arandigoyen); Mikel Etxebeste López (Lezáun); Patxi Goñi García (Lácar); Luis San Juan Cruz (Lácar); Javier Carmona Ollo (Lácar) y Javier Lana Lisarri (Lácar). Soldadesca a la que también se unió el director encargado de la puesta en escena de la batalla, José María Tuduri Esnal (Lekunberri).

La representación tuvo sus momentos de humor gracias a los comentarios realizados por un grupo de mujeres de la época, que se ocuparon de interpretar Margari Navarcorena Echarri (Lácar) y Marian Cía Osta (Lácar) junto a la alcaldesa de Lezáun Carmen López Salanueva y la responsable de la Asociación Tierras de Iranzu, Charo Apesteguía López (Oteiza). El punto final llegó de l a mano del pequeño repartidor de periódicos, que distribuyó entre el público ejemplares de El Cuartel Real.

Como ya se ha comentado, la representación completa se podrá ver la tarde del 12 de junio cuando en Lácar actores del grupo de teatro Kilkarrak y vecinos interpreten la batalla. Alrededor de 160 personajes retratarán a lo largo de una hora no sólo el enfrentamiento entre carlistas y liberales, sino también el paisaje humano costumbrista de la época con sus corrillos de gentes, el párroco del pueblo y la escuela.

Una escenificación al aire libre que en otras ocasiones ha atraído miles de personas a una localidad de poco más de medio centenar de residentes. En esta tercera edición -que regresa tras un año de descanso y con la intención de continuar siendo bienal-a las tareas organizativas del Ayuntamiento de Yerri se suma por primera vez la Asociación Turística Tierras de Iranzu. La teatralización se enmarcará dentro de un amplio abanico de actividades relacionadas con el carlismo en el ámbito de influencia del servicio turístico.

El interés de los vecinos de Lácar por conservar sus casas centenarias sirve como marco perfecto para acoger en su plaza principal la batalla. Además, a los uniformes y atrezzo de los soldados, se une desde el 2008 el cañón realizado a tamaño natural por Manuel Díez Metauten y Javier Tomás Ardanaz -herrero el primero y mecánico el segundo- que reproduce un modelo en miniatura propiedad de uno de ellos.

Fue en el 2007 cuando el Ayuntamiento de Yerri, entonces con el apoyo del Consorcio Turístico de Tierra Estella, impulsó este proyecto para rememorar una de las principales victorias carlistas en la tercera guerra. Aunque no cambió el curso de la historia del siglo XIX -por lo que don Carlos, duque de Madrid y pretendiente carlista con el nombre de Carlos VII, no pudo acceder al trono- sí descalabró las filas liberales que tuvieron que lamentar alrededor de mil bajas.