Blog‎ > ‎

D. Carlos Javier de Borbón- Parma, heredero de Carlos Hugo de Borbón-Parma se casa con una periodista holandesa.

publicado a la‎(s)‎ 27 nov. 2010 23:09 por CirculoCarlista .com   [ actualizado el 27 nov. 2010 23:13 ]

La foto


 
 
La periodista holandesa de la cadena televisiva NOS, Annemarie Gualtherie Van Weezel, y Don Carlos Javier de Borbón, Duque de Parma, se besan tras contraer matrimonio en la Abadía de Cambre.
 
Bruselas, 20 nov (EFE).- Carlos Javier de Borbón-Parma, hijo mayor y heredero del histórico dirigente carlista Hugo Carlos de Borbón-Parma, fallecido el pasado 18 de agosto en Barcelona, contrajo hoy matrimonio con la periodista holandesa Annemarie Gualthérie Van Weezel en la Abadía bruselense de la Cambre.

La boda religiosa, a la que asistió la familia real holandesa al completo, estaba prevista para el pasado 28 de agosto, pero tuvo que ser aplazada por la muerte del duque de Parma.

La representación española se limitó a siete amigos cercanos que viajaron a Bruselas desde Cataluña para asistir a la ceremonia y al posterior banquete en el castillo de La Hulpe, al sur de Bruselas, indicó a Efe uno de esos invitados.

La ceremonia fue oficiada en holandés y francés, pero Carlos Javier dirigió unas palabras a Annemarie en inglés, francés, neerlandés y castellano.

La novia lucía un vestido de color blanco roto y escote de pico e iba tocada con una tiara y un velo recogido en la nuca, según relató a Efe uno de los asistentes.

Carlos Javier, hijo de la princesa Irene de Holanda y sobrino de la reina Beatriz, ya había contraído matrimonio civil en junio con Annemarie, a la que conoció hace cuatro años en Bruselas, donde ella trabajaba como corresponsal para la televisión pública holandesa.

En la actualidad, Annemarie, de 32 años, es corresponsal parlamentaria para la misma cadena en La Haya, mientras que Carlos Javier, de 40 años, es director de la Fundación para la Innovación y la Sostenibilidad y, desde la muerte de su padre, duque de Parma.

La Casa de los Borbón-Parma aspiró al trono de España entre 1832 y 1978, año en el que el anterior duque abandonó sus pretensiones.

Carlos Javier aseguró a la muerte de su padre que asumía los derechos dinásticos que Carlos Hugo defendía y que nadie les puede quitar porque los ostentan desde Hugo Capeto, pero respetando los valores de la democracia, la pluralidad y la diversidad social.