Blog‎ > ‎

100 años del fallecimiento de Carlos VII.

publicado a la‎(s)‎ 14 mar. 2010 7:51 por CirculoCarlista .com
La historia de España en el último siglo ha sido extraordinariamente convulsa. Entre 1872 y 1876, durante la Tercera Guerra Carlista, se enfrentaron en guerra dos Españas, en una de las cuales se sucedieron de forma vertiginosa Amadeo I, la Primera República y Alfonso XII. Al frente de la otra España se encontraba un rey de cuya muerte se cumplirán 100 años el 18 de julio. Un rey estrechamente vinculado a Navarra, al punto que llegó a instalar su corte en Estella.

Una Guerra Civil sin memoria histórica.

La Guerra Civil de 1936 se ha convertido en “la” Guerra Civil. Hasta ahí llega solamente la memoria histórica. Sin embargo, curiosamente el 18 de julio es también una fecha históricamente significativa porque se cumplirán 100 años desde la muerte de Carlos VII. Dicho aniversario nos retrotrae a la Tercera Guerra Carlista y a una época convulsa que, a su vez, explica parcialmente algunas de las convulsiones históricas posteriores.

España en el caos.

Carlos VII Fue proclamado rey por el legitimismo carlista en 1868. En 1969 protagonizó lo que ahora denominaríamos como una gran operación de marketing, llamativa para la época, en la que se repartieron más de 50.000 folletos con las fotografías de Carlos VII y su esposa Doña Margarita de Parma. Muchos de esos folletos decoraron miles de hogares navarros durante décadas, e incluso hoy en día pueden encontrarse en algunas casas. Ese mismo año tuvo lugar la adhesión a la causa de Carlos VII del célebre novelista Navarro Villoslada, autor de Amaya y los vascos en el siglo VIII. El célebre novelista navarro llegó a ser su secretario. La persona de Carlos VII generó grandes expectativas entre los carlistas y muchos católicos, que lo vieron como una alternativa frente a la decadente y desprestigiada corte de Isabel II (entonces desterrada en Paris), y al caos instaurado tras la Revolución de 1868 (la “gloriosa”). Un caos que acabaría en la desesperada búsqueda por toda Europa de un rey alternativo a Carlos VII. El trono recayó finalmente sobre la persona de Amadeo I de Saboya.

La Tercera Guerra Carlista.

En este contexto es en el que había estallado la Tercera Guerra Carlista. Carlos VII se había proclamado Rey de España y, efectivamente, reinaba sobre buena parte del país, tenía su propio ejército, dictaba leyes, acuñaba moneda e incluso puso en marcha un eficaz servicio de correos. Es durante esta guerra, entre 1872 y 1876, cuando Carlos VII instala su corte en Estella. Allí vivió con su esposa e hijos, un hecho que por ejemplo quedó reflejado por Valle Inclán en su trilogía carlista. Aún existe en esta localidad navarra una calle con su nombre y está prevista la inauguración de un museo carlista. La guerra se prolonga durante cuatro años y en ese tiempo Carlos VII ve cómo a Amadeo I le sucede la Primera República, y a ésta posteriormente Alfonso XII. Con Alfonso XII, sin embargo, el bando liberal consigue encontrar una cierta estabilidad y la guerra va decantándose a su favor. Estella cae y Carlos VII cruza la frontera el 28 de febrero de 1876. Simultáneamente, el propio Alfonso XII hace su entrada en Pamplona. Carlos VII nació en el destierro en 1848 y, de esta manera, vuelve al destierro en el que muere en julio de 1909. Era nieto del primer rey carlista Carlos Maria Isidro (Carlos V) .

Carlos VII está enterrado junto al resto de su familia en la ciudad italiana de Trieste, en la capilla de san Carlos Borromeo, ubicada en el interior de la catedral de San Justo. En su tumba puede leerse la inscripcion “Carolus VII Hispaniarum Rex Avitate Fidei et Patriae Devotus heic quiescit invicta christiani regisque fortitudine augusto munere perfunctus (aqui esperan la resurección de la carne ,los restos del hombre que polarizó el entusiasmo y la fe de miles de españoles con la esperanza de librar de sus males a la patria España). El 18 de julio se cumplen 100 años.


Fuente: navarraconfidencia.com en su edicion de 3 de Julio de 2009